EUBra-BIGSEA: Big Data para evitar atascos (H2020-EUB-2015 nº 690116)

EuBRA BIGSEARecomendar la ruta más eficiente, tanto desde el punto económico, como del confort y seguridad del ciudadano y del tiempo empleado para cada desplazamiento, aprovechando para ello todo el potencial que brinda el Big Data y el procesado avanzado de información desde la nube. Este es uno de los objetivos de EUBra-BIGSEA, un proyecto financiado por la Unión Europea en el marco del programa H2020 y el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación de Brasil, y que está liderado por la Universitat Politècnica de València.

A partir de herramientas de gestión avanzada de infraestructuras en la nube desarrolladas por el Instituto I3M (UPV-CSIC-Ciemat), BIGSEA pondrá en marcha una nueva plataforma de Big Data Analytics para procesar, en el mínimo tiempo posible y con el mínimo coste, grandes cantidades de datos. En el caso de estudio del proyecto, serán datos georreferenciados meteorológicos, información sobre rutas de transporte público fijas, trazado de carreteras, etc., así como comentarios, posts, etc. de redes sociales, todos en continuo cambio y evolución.

“El reto principal del proyecto es conseguir que los recursos informáticos alojados en la nube se adapten automáticamente a las necesidades de procesado de información y permitan a las aplicaciones responder al usuario de forma inmediata, adecuándose a sus requerimientos en cada momento y adelantándose a las necesidades que se pueden producir. Queremos ofrecer una alta y constante calidad de servicio en el procesado de todos los datos, clave para el envío posterior de la información requerida a los usuarios”, apunta Ignacio Blanquer, coordinador del proyecto e investigador del grupo GRyCAP del Instituto I3M  en la Universitat Politècnica de València.

En el caso concreto del proyecto, esto redundará en una mayor eficiencia a la hora de planificar los desplazamientos sobre la ciudad de Curitiba, en el estado de Paraná en Brasil, si bien –apunta Blanquer- la metodología y las herramientas podrían aplicarse a cualquier otro lugar. “Sólo haría falta contar con esos datos que queremos procesar con infraestructuras cloud”, añade el investigador de la UPV.

Un paso más

Pero, más allá de la información en tiempo real, Ignacio Blanquer apunta que BIGSEA plantea incluso un desafío mayor: que las infraestructuras cloud se adapten a los requerimientos del usuario antes incluso de que se produzca un cambio en sus necesidades: “que sean capaces de adaptarse antes de que la calidad de servicio peligre, a partir de los datos históricos de episodios similares anteriores y modelos de aprendizaje automático”.

Según explica Ignacio Blanquer, los socios brasileños del proyecto son uno de los referentes internacionales en el análisis de uso de redes sociales, lo que permite intuir un determinado comportamiento. Además, Brasil es el segundo país del mundo en el que los ciudadanos dedican más horas a las redes sociales (cerca de 3.3. diarias de media,             más del doble de España con 1.6) y que cuenta con más de 93 millones de usuarios activos.

“Este análisis es fundamental para adaptar las infraestructuras cloud; a partir de comentarios en redes sociales o de patrones de comportamiento podemos advertir posibles cambios inmediatos en cualquier contexto, por ejemplo, en el de una carretera. Con esta información y también con el propio autoaprendizaje de casos análogos, BigSEA se reconfiguraría de forma totalmente transparente para el usuario, ofreciendo una capacidad de procesado de datos –y posterior envío de información- totalmente ajustada a las necesidades del contexto”, explica Blanquer.

Junto al Instituto I3M de la Universitat Politècnica de València, en el proyecto participa también el Barcelona Supercomputing Center-Centro Nacional de Supercomputación (BSC), el Centro Euro-Mediterraneo sobre el Cambio Climático (CMCC), el Politécnico de Milán, la Universidad de Coimbra y la empresa británica Trust-It Services. Por parte brasileña, el proyecto lo lidera la Universidad Federal de Minas Gerais y cuenta además con la participación de la Universidad Federal de Campinha Grande, la Universidad Tecnológica Federal de Paraná, La universidad Estatal de Campinas e IBM Research Brasil.

Los socios del proyecto se reúnen esta semana en la Universitat Politècnica de València, con el objetivo de planificar las actividades del primer año de trabajo.

Cabe destacar además que este proyecto fue uno de los cinco seleccionados entre las 142 propuestas presentadas a la tercera llamada conjunta Europa-Brasil en Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) financiada por la UE y la Red Nacional de Educación e Investigación de Brasil.