En 2020 la población española en riesgo alto de suicidio podría alcanzar las 730.000 personas

Un estudio realizado por investigadores del Instituto de Matemática Multidisciplinar de la Universitat Politècnica de Valencia concluye que en 2020 la población española en riesgo alto de suicidio –entendiéndose como tal los que han intentado suicidarse- alcanzará las 730.000 personas (2,07% de la población). Además, otras 700.000 lo habrán ideado

El trabajo, cuyos resultados se presentaron esta semana en el marco del congreso Mathematical Modeling in Engineering and Human Behaviour 2017, celebrado esta semana en la Ciudad Politécnica de la Innovación, abarca el periodo julio de 2015 hasta diciembre de 2020.

Para su realización, los investigadores han aplicado un modelo dinámico de poblaciones descrito por ecuaciones en diferencias. En dicho modelo han tenido en cuenta factores demográficos, económicos (pobreza económica), culturales (consumo de alcohol y drogas, datos de experiencia de violencia anterior, estrés emocional y laboral, datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), así como sobre enfermedades mentales.

Cuatro grupos

El estudio divide a la población española con edades entre 16 y 78 años en cuatro grupos: población sin riesgo -ninguna evidencia del problema; población con pre-riesgo –influyen episodios de violencia anterior, profesión de alto estrés, manejo de armas, depresión, etc.); población con riesgo bajo de suicidio -aquellos que han ideado el suicidio; y con riesgo alto -lo han intentado.

Las cifras que arroja el estudio son las siguientes: a finales de 2020, se habrá reducido en casi 1’5 puntos el porcentaje de población sin riesgo alguno de suicidio –pasa del 85’24% en julio de 2015 al 83’82% a finales de 2020; baja también la población con pre-riesgo -del 13’28% al 12,12%- y sube tanto el número de personas con riesgo de bajo de suicidio como el de alto riesgo. Precisamente, este trabajo matemático concluye que el incremento más alto se da en este último subgrupo de población, ya que el porcentaje pasa del 0’26% de julio de 2015 -97.500 personas- al 2’07% de diciembre de 2020 -729.785 personas.

“La población de suicidios de partida representa la parte visible del iceberg que son las cifras oficiales de suicidios, muy inferior a la real, obtenidas del INE. El modelo aflora las cantidades reales. El consenso de los expertos indica que por cada veinte intentos, una persona se suicida. Esto significa que el 5% de la población de alto riesgo, es decir unos 36.000 personas pueden estar suicidándose en diciembre de 2020, muchas más de las victimas esperadas de tráfico, a las que tanta atención se presta en comparación con este problema, del que nadie habla”, apunta Lucas Jodar, director del Instituto de Matemática Multidisciplinar de la Universitat  Politècnica de Valencia y uno de los autores del estudio.