Desarrollan nuevos modelos que ayudan a mejorar la prevención de incendios forestales

Inincendios-lidar-002vestigadores de la Universitat Politècnica de València han desarrollado, en el marco del proyecto ForeStructure, nuevos modelos para la predicción de variables de estructura forestal -biomasa, carga combustible, volumen, altura y densidad de copa, etc.- y la  generación de mapas de los bosques, obtenidos a partir de mediciones LiDAR. Esta información aportará información esencial para conocer el riesgo de incendio de un determinado bosque y ayudará en las tareas de prevención. Además, de su aplicación se obtendrían datos de especial relevancia también para determinar el comportamiento y posible evolución del fuego.

Según explica Luis Ángel Ruiz, investigador del Grupo de Cartografía GeoAmbiental y Teledetección de la UPV, estos modelos aprovechan la onda completa emitida y registrada por el sensor LiDAR (Light Detection and Ranging), a diferencia de los actuales que se basan únicamente en algunos retornos puntuales. “Esto resulta más complejo pero permite obtener una información más completa del interior del dosel arbóreo, de gran relevancia cuando hay presencia de diferentes estratos de vegetación, como sotobosque o matorral mediterráneo”, apunta Ruiz.

De esta forma se mejora la obtención de mapas de variables de estructura y combustibilidad, sin apenas mediciones directas en campo, con mucha más precisión y potencial para el estudio de la estructura forestal.

“Las metodologías desarrolladas permiten generar mapas con información cuantitativa sobre parámetros de combustibilidad forestal (carga combustible, densidad de copa, altura de copa, presencia de sotobosque,…) de gran precisión, de forma que una vez validadas puedan introducirse de forma sistemática en estos modelos con tan sólo realizar un vuelo previo sobre la zona”, explica Luis Ángel Ruiz.

¿Cómo contribuyen a mejorar la prevención de incendios?

Parte de las labores de prevención de incendios se basan en mantener los bosques limpios desde el punto de vista de su estructura, evitando estratos verticales continuos de vegetación que permitan el ascenso rápido de las llamas y su avance y progresión a través de las copas, o una densidad horizontal elevada que facilite su expansión.

“Los mapas de estructura forestal que se pueden obtener con nuestras herramientas proporcionan información técnica de gran utilidad para la planificación de las labores de mantenimiento de las unidades de gestión forestal”, añade Luis Ángel Ruiz.